¿Sabes cuál es el mejor formato de audio? (para músicos e oyentes) : Magroove Blog
Magroove Magroove
close
Free Distribution.
Free Store with
custom merch.
No hidden fees. 
JOIN NOW
Not today

¿ Sabes cuál es el mejor formato de audio? (para músicos e oyentes)

Abril 07, 2020 • 17 min de lectura

Quizás eres un músico que ha tenido el arduo trabajo de aprender teoría de audio, escribir y arreglar tu música, practicar, grabar, y ahora quieres mostrar tu trabajo al mundo. ¿Cuál es el mejor formato de audio para distribuir tu grabación? O tal vez eres un amante de la música que busca la mejor manera de organizar tu colección . Puede ser que tu colección provenga de CDs o vinilos, o incluso descargadas digitalmente. ¿Cuál es el mejor formato de audio para almacenar tu colección?

Elegir el formato de archivo correcto es importante. Por un lado, el formato elegido afecta la fidelidad del sonido. Sin embargo, el formato elegido también limita qué dispositivos podrán reproducir tus archivos. En esta guía, vamos explicar sobre los diferentes formatos de audio disponibles, lo que ofrecen y cómo usarlos de la mejor manera posible. Pero primero, comprendamos qué son los archivos de audio digital.

En resumen, ¿cuál es el mejor formato de audio para ti?

Para elegir cual es el mejor formato de archivo de audio para usar, debes pensar en el propósito de cada archivo. Aquí hay algunos usos comunes, con sugerencias sobre los mejores formatos de audio para cada uno:

Si eres artista …

  • ¿Estás grabando un CD de tu trabajo? WAV! Los CDs convencionales utilizan WAV, así que exporta tu música de DAW a Wav (u en otro lossless y luego convierte adecuadamente) y utiliza estos archivos para grabar en el CD. Si va a compactar los CDs en una fábrica, exporte en wav pero en la configuración original de frecuencia de muestreo y profundidad de bits. Deja esos ajustes a ellos.
  • ¿Estás compartiendo tu música con el público? Lossy! Quieres un tamaño de archivo más pequeño y de máxima compatibilidad con los de tus oyentes. Cualquier dispositivo reproducirá un archivo MP3 y es fácil de compartir en la web.
  • ¿Vas a distribuir tu música con Magroove o algún otro agregador para servicios de streaming y tiendas de música en línea? Los servicios de streaming tienen sus propios sistemas de conversión y cada uno funciona en un formato diferente (la gran mayoría, lossy), por lo que probablemente no llegues con una canción sin pérdida. ¡Obtén un buen mp3 que sobreviva a las transcodificaciones (y sea más fácil de cargar) y guarda las versiones Lossless en algún lugar, ya sea para grabar en CD o distribuirlas en acciones en el exterior!

Si eres un oyente o un coleccionista…

  • ¿Estás archivando tus músicas? FLAC con máxima compresión! Un formato comprimido sin pérdidas como FLAC o ALAC te permitirá almacenar tus archivos de manera eficiente sin perder calidad de audio. Graba en las configuraciones originales de formatos multimedia. CD, por ejemplo, 16 bits, 44,1 kHz.
  • ¿Estás digitalizando música desde un vinilo? Graba, al menos, en un formato sin pérdidas (lossless). Lee sobre las configuraciones de grabación/conversión, especialmente frecuencia de muestreo y profundidad de bits y entiende qué calidad de lossless necesitas. El uso de la máxima calidad de las grabadoras (por lo general 192,000hz y 24 bits) genera archivos lossless inmensamente grandes, ¡incluso con compresión! Esto a menudo hace que el uso de esta resolución sea impracticable. Estudia y realiza exámenes de audición, y descubre cuál es el adecuado para ti. Tenga en cuenta que los CDs se graban a una profundidad de bits de 16 bits y una frecuencia de muestreo de 44.100 Hz. Hablando en términos prácticos y factibles para los almacenamientos actuales, probablemente querrá 44.100hz o 48000hz. En algunos casos de “lujo” con más espacio en disco disponible, 96,000hz. Recomendación de la casa: ¡192,000hz es casi siempre un purismo innecesario! Tienes que tener una muy buena razón o saber muy bien lo que estás haciendo para grabar a 192k. De lo contrario, pase de 44 o 48. Preferencia por 48.
  • ¿Estás buscando la mejor experiencia auditiva? Formatos sin pérdida (comprimidos o sin comprimir) ofrecen la mejor experiencia si tienes un reproductor compatible con el formato. En los sistemas Hi-Fi, la diferencia entre los lossy y los lossless es más evidente, haciendo una diferencia para optar por lossless. Para aprovechar al máximo la potencia de tu lossless, deseas escuchar con un equipo de alta calidad que sea capaz de reproducir incluso los más pequeños matices de tu trabajo.

Comprendiendo archivos digitales, para entender el mejor formato de audio.

Cuando una música es grabada, el micrófono captura las ondas de sonido del aire y las convierte en una señal eléctrica. En la grabación analógica ,la grabadora almacena ese sonido capturado por el micrófono, como una señal de audio continua. Esto se graba en un medio físico, como vinilo o cinta. En la grabación digital, las ondas sonoras no son continuas: se transforman en una serie de pequeñas señales digitales. Estas señales son como piezas de una canción. Similar a cómo una cámara digital transforma una imagen en miles de píxeles.

Estos datos digitales nunca serán exactamente iguales a la onda de sonido original , así como no puedes obtener una curva perfecta en una imagen a través de pequeños cuadrados (píxeles) . Pero cuanto más pequeñas sean las señales que crea la computadora, más cerca estarán de la ondas originales . Con suficientes señales digitales, eventualmente alcanzarás un punto donde el oído humano no puede distinguir entre el sonido digital y la canción original. De nuevo, es como en las fotos digitales: cuantos más píxeles, más real se verá la foto, llegando hasta el punto donde el ojo no puede notar más que la foto digital es diferente de la imagen real, alcanzando el punto donde una imagen contiene tantos micro cuadrados que realmente parecen ser capaces de crear curvas perfectas.

Calidad inicial del archivo

Existen diferentes tipos de formatos de audio que utilizan diferentes densidades de señal . Esta densidad de señal determina la calidad de sonido que tendrá el archivo. Si estás grabando música en una computadora, la computadora guardará el audio con la resolución (frecuencia de muestreo) que elijas en tu DAW cuando grabes. Si estás convirtiendo grabaciones analógicas para digital, es lo mismo que si estuviéramos grabando el sonido directamente desde un micrófono: es necesario, en algún momento, elegir la frecuencia de muestreo a la que se grabará ese audio, entre otros ajustes que determinan la calidad de la conversión.

Echemos un vistazo a las diferentes categorías de formatos, comenzando por las de mayor calidad. Con esta selección, podrás elegir el mejor formato de audio para tu situación.

Lossless (“sin pérdidas”): El mejor formato de audio para calidad

Un formato de audio lossless es un formato capaz de mantener la cantidad máxima de datos del signo original. Mientras esté configurado correctamente, este tipo de formato será lo más parecido al sonido original que puedas obtener. Si tu archivo original ya es digital y lo estás convirtiendo, los archivos lossless pueden mantener el 100% de la fidelidad del archivo original. Luego llamamos a estos formatos “lossless”, ya que no tienen pérdida de calidad de sonido. Lossless significa “sin pérdida” en inglés.

Los formatos lossless brindan la calidad de sonido más auténtica posible a partir de una grabación digital, “como si estuvieras allí”. Esto los hace muy atractivos en términos de calidad de audio. Pero debido a que contienen una gran cantidad de señales digitales, los archivos son pesados. Algunos de los formatos lossless se pueden comprimir para reducir el tamaño del archivo; otros no permiten ninguna compresión. Pero, en general, el resultado será un archivo más grande que uno con pérdidas.

Si echo mal, lossless puede tener pérdidas, ¡SÍ!

Es importante mencionar que los archivos lossless no tienen la capacidad de aumentar la calidad de un archivo o grabación! Lo mejor que puede hacer es no hacerla perder más. Una vez convertido a digital, ¡es imposible aumentar la calidad! (convertir la señal a analógica y grabarla nuevamente no resuelve esto, ¿de acuerdo?) La conversión siempre está limitada por limite de resolución (frecuencia de muestreo y algunas otras configuraciones) de la primera grabación.

Se debe considerar que los archivos lossless mantienen la calidad del sonido. Es decir, “no empeoran el sonido”. En otras palabras, siempre pueden cargar, sin pérdida de calidad, la información original.

Formatos lossless SIN compresión

Formatos de archivo de audio sin compresión los más comunes son WAV y AIFF. Son casi idénticos en términos de tamaño de disco.

  • WAV (abreviatura de “Formato de archivo de audio Wavefile”) es un formato desarrollado por IBM y Microsoft. WAV es el formato de archivo estándar para audio descomprimido en el sistema operativo Windows. La extensión es la .wav .
  • AIFF (abreviatura de “Audio Interchange File Format”) fue desarrollado por Apple y es un formato estándar sin comprimir en dispositivos Mac y iOS. La extensión es la .aif o .aiff .

Pros y contras de lossless sin compresión

En el pasado, algunas computadoras Mac no reproducían Archivos WAV, ahora los dispositivos Windows e iOS reproducen ambos formatos.

Pros Lossless sin compresión:

  • Máxima calidad de sonido
  • Si tu estás comenzando desde una grabación digital, no necesitarás ninguna conversión porque el formato descomprimido es la forma en que la computadora originalmente guardó su música.
  • La gran mayoría de los dispositivos reproducen.wav, viejos o nuevos.

Contras Lossless sin compresión:

  • Tamaño de archivos muy grandes.
  • Malos para divulgación y descarga, debido al tamaño. A menudo, demasiado grandes para enviar por correo electrónico.
  • No tiene ni una ventaja de calidad sobre la compresión lossless más allá de la compatibilidad.

Formatos lossless CON compresión – el mejor formato de audio para almacenamiento de colecciones

Archivos lossless con compresión atrapan toda la información de audio de la grabación y la compactan, utilizando menos espacio, pero manteniendo toda la señal original allí. Auditivamente y sonoramente (comparando ondas de sonido), son 100% idénticos a los que no tienen compresión. Podemos convertir tantas veces como queramos, de ida y vuelta, entre un formato lossless con compresión y un formato sin compresión y la información de sonido permanecerá intacta.

Los formatos de archivo de compresión más comunes son FLAC y ALAC.

  • El formato FLAC puede ser comprimido o descomprimido. El archivo sin comprimir es tan grande como el archivo WAV o AIFF. Si estás convirtiendo un archivo sin comprimir a un archivo de formato FLAC, hay una opción para elegir el nivel de compresión. FLAC significa “Free Lossless Audio Codec” (códec de audio sin pérdidas). FLAC es un formato de código abierto que muchos dispositivos reconocen. La extensión es la .flac.
  • En el formato ALAC , la compresión es la única opción. ALAC significa “Apple Lossless Audio Codec” (Códec de Audio Apple). La compañía estadounidense Apple creó originalmente el formato ALAC, pero luego abrió su especificación, haciendo el formato código abierto. ALAC es el nombre dado solo al convertidor sin pérdidas utilizado, pero no funciona en un archivo “.alac”. Los archivos ALAC están encapsulados en el formato Mpeg-4 y, por lo tanto, tienen la extensión “.m4a“. (¡no se debe confundir con .mp4 o .mpeg!)

Pros y contras del Lossless con compresión

En casos extremos, un archivo comprimido FLAC o ALAC puede llegar en reducciones de hasta 75% en comparación con el tamaño de un lossless sin comprimir. En casos reales, esta reducción suele rondar el 30%. La ventaja de lossless con compresión es que no tiene pérdidas en comparación con los sin compresión, pero es considerablemente más pequeña. Como tales, son más fáciles de almacenar y transferir y ahora son compatibles con una buena gama de dispositivos.

Pros de Lossless con compresión:

  • Más livianos que los lossless sin compresión pero sin perder calidad.
  • Ocupan menos espacio en el disco.

Contras de Lossless con compresión:

  • Estos archivos comprimidos siguen siendo demasiado grandes para algunos usos. Muchos dispositivos pequeños como teléfonos y tabletas no pueden descargarlos.
  • Todavía son algo incompatibles con muchos reproductores.

Lossy (“con pérdidas”): El mejor formato de audio para mayor comodidad

Debido a las limitaciones del tamaño de los lossless, mismo con compresión, muchas veces es necesario el uso de una conversión más extrema en que se sacrifica un poco la calidad de audio para obtener un archivo considerablemente más grande. Estos archivos obtenidos por estas conversiones extremas se llaman Lossy . Lossy significa “con pérdida”, en inglés.

Formatos de archivo de audio lossy reducen los archivos mucho más que los formatos lossless pueden reducir. Es importante aclarar que las partes eliminadas de la señal están tanto adentro de las frecuencias audibles por el ser humano como por dentro, lo que significa que el archivo con lossy pierde información audible O sea, es posible escuchar la diferencia entre un archivo con lossy y lossless . Es cierto que existe una variedad de calidades de lossy y existen oídos entrenados, pero es científico y innegable que las pérdidas están también las pistas plenamente audibles por cualquier ser humano normal.

El formato de audio con pérdida más común es nuestro viejo amigo MP3. Otro formato con pérdida común es el AAC de Apple En casos extremos, un archivo MP3 puede pesar hasta un 2% del tamaño de un archivo WAV de la misma grabación.

Pros de Lossy:

  • Estos pequeños archivos sin pérdidas son más fáciles de descargar, almacenar y compartir.
  • El sonido es suficientemente bueno para muchos propósitos.
  • Estos se utilizan en la mayoría de los servicios de streaming en la actualidad.

Contras de Lossy:

  • Los archivos con pérdida no tienen la calidad de sonido que tienen los archivos lossless
  • Una vez convertido para lossy, jamás conseguiremos la calidad original otra vez, aún que convirtamos el archivo para un formato lossless. (upscaling)
Diagrama mostrando mejor formato de audio en relación al espacio ocupado en disco

Diagrama mostrando mejor formato de audio en relación al espacio ocupado en disco

Contrastando tamaños de archivos de diferentes formatos de audio

Un miembro de nuestro equipo eligió una canción de prueba y la almacenó en cinco formatos diferentes. En la imagen a continuación, puedes ver la diferencia de tamaño entre los archivos: están en orden 1 – WAV, 2 – AIFF, 3 – FLAC, 4 – ALAC (MPEG-4) y 5 – MP3.

La imagen muestra cinco versiones de la misma musica en diferentes formatos de archivo de audio. Pero ¡recuerda, el mejor formato de audio depende de la ocasión!

La imagen muestra las cinco versiones de la misma canción en diferentes formatos de archivo de audio. Pero recuerda, ¡el mejor formato de audio depende de la ocasión!

Es fácil pensar en momentos en que archivos MP3 con pérdida podrían hacer el trabajo que los archivos más fieles no podrían, pero cada circunstancia requiere un formato diferente. A continuación, hablaremos sobre las mejores prácticas para convertir de un formato a otro.

Tabla comparativa demostrando el mejor formato de audio en algunos aspectos

Diagrama comparativo que muestra el mejor formato de audio en algunos aspectos

Transcodificación (transcode)

Transcodificación es el proceso de convertir un archivo digital de un formato a otro. Es muy probable que tu DAW (digital audio workstation) ya tenga funciones internas que le permiten exportar su música en varios formatos. También hay sitios que hacen transcodificación en línea gratis.

Sin embargo, siempre es importante ver si la conversión se realiza de la manera correcta para lograr los mejores resultados. A continuación vamos entender lo que diferencia una buena transcodificación de una mala.

Transcodificación buena vs mala

Veamos si estás seguro de que tu transcodificación está a tu favor y no en contra tuyo. Ahora que entiendes cual es el mejor formato de audio para cumplir tu objetivo y que algunos formatos referidos pierden cualidad el en momento de la conversión, es importante también llevar en cuenta un tercer aspecto en la conversión de audio: Información perdida es para siempre. En otras palabras, si tu música ha perdido calidad en una conversión de WAV a MP3, por ejemplo, la conversión de MP3 a WAV no restaurará la calidad original. La calidad perdida se pierde para siempre.

Transcode buena – Los tipos de conversiones que pueden ser hechos sin problemas son:

  • De lossless a lossless: Tomar un formato de archivo WAV/AIFF/FLAC/ALAC y conviértelo a otro formato sin pérdidas como WAV/AIFF/FLAC/ALAC. No importa si es con compresión a sin compresión , sin compresión a con compresión, o el mismo tipo en ambos lados. La compresión no cambia nada en la calidad, recuerdas?
  • De lossy “de mayor calidad” para lossy “de menor calidad”: Tomar un mp3 de 320kbps e conviértelo un mp3 de 128kbps, por ejemplo.
  • De lossless para lossy: Ir de un formato sin pérdida a uno con pérdida es llamado de downsampling (reducción de calidad) y es perfectamente correcto. Esto le brinda el mejor archivo lossy posible entre las configuraciones de calidad elegidas en la conversión.

Transcode mala: los tipos de conversiones que no se deben hacer y que no generan ningún beneficio (todo lo contrario) son:

  • De lossy para lossless: No tomes un MP3 y conviertas de vuelta a un formato FLAC o WAV. Ir de un formato con pérdida a un formato sin pérdida se llama upsampling (expansión), y no mejorará la calidad del archivo original. Una conversión de expansión tomará los datos del MP3 y los acercará, pero no recuperará las señales digitales que se eliminaron para hacer el MP3 anterior. Por lo tanto, obtendrás un archivo más pesado, pero no sonará mejor que el MP3 original.
  • De lossy de una calidad para lossy de la misma calidad: Rehacer una transcodificación que ya se ha realizado solo genera más pérdidas. ¡No convierta el archivo al mismo formato dos veces!
  • De lossy de baja calidad para lossy da alta calidad: Es también un caso de upsampling. ¡La calidad perdida siempre se pierde! ¡Elevar la especificación de calidad en el convertidor no mejorará el audio resultante! El origen siempre debe ser de mayor calidad que el destino.

Lo mismo sucede al convertir de una frecuencia de muestreo o profundidad de bits más baja para una más alta. Nunca llegarás a la calidad de una grabación que utilizó el valor más alto desde el principio. ¡No se crea información de audio!

Entonces, si estás haciendo un downsampling de un formato sin pérdida a un formato con pérdida, ¡NO borres tu archivo original! Guárdalo para que siempre tengas una versión con la calidad original de tu música. Con eso, si algún día necesitas un archivo con una calidad intermedia entre el original y el lossy que creaste, puedes comenzar de nuevo desde Lossless. Si comenzaras desde el primer lossy, ¡estarías tomando upsampling!

Concluyendo… ¿Existe mejor formato de audio?

Bueno, si hay algo que tienes que aprender con ese artículo es: siempre mantenga una copia de tu música en un formato sin pérdida, pues una vez convertido no hay vuelta! De esta forma siempre tendrás el mejor formato de audio e podrás transcodificarlo a cualquier momento para el formato que sea necesario.

Ah, y acá tienes más una información interesante: Tanto los formatos con pérdidas como los sin pérdidas soportan marcas de metadatos (nombre de la canción, artista, etc…) y arte de portada.

Como puedes ver no hay un mejor formato de audio único. Cada formato de archivo tiene su propio propósito y utilidad. ¡Úsalos según corresponda!

Magroove Magroove