Monitores de estudio - ¿Cuál es su real diferencia de un altavoz común? : Magroove Blog

Monitores de estudio – ¿Cuál es su real diferencia de un altavoz común?

Marzo 24, 2020 • 9 min de lectura

En especial quienes empezaron a mezclar hace poco en su estudio de grabación casero pueden cometer un grande error. Este consiste en creer que cualquier altavoz puede hacer el mismo que un monitor de audio. Aunque esta sea una idea común, está muy lejos de la realidad. Pequeños altavoces domésticos o de oficinas manejan de forma diferente las frecuencias. En estos, no hay necesariamente la obligación de mantener el equilibrio entre graves, medios y agudos. Y esto puede costar la calidad de tu mezcla. Cuando hablamos de monitores de estudio de calidad, estamos nos refiriendo a los aparatos con un objetivo específico: ser los más planos posible, es decir, que no refuerce o ablande ninguna frecuencia. Esa fidelidad más grande en la reproducción garantiza que el que se oye es, realmente, el audio con el que se está trabajando. En esto está el secreto de una buena mezcla de audio.

De esta manera, vamos a ver sus características, especificaciones, unos consejos de instalación y por último, comparar algunas marcas.

 ¿Por qué debo utilizar monitores de estudio?

  • El gran lío: como los diferentes altavoces no son “planos”, una frecuencia puede ser ablandada o cambiada en ellos. Así, serás engañado por el que oyes;
  • Como consecuencia: mezclar sin fidelidad puede ser un problema. Al reproducir en otro dispositivo, él estará ablandado o exagerado en algunas bandas de frecuencia. De este modo, su trabajo será, básicamente, vano.
  • Pero no es suficiente un buen monitor de estudio: es necesario también posicionarlo de manera adecuada, para evitar conflictos o anulación de frecuencias.
  • El costo también no es todo: el precio de los monitores de estudio no necesariamente define su calidad. Puedes terminar pagando más dinero solo por la marca, o hasta invirtiendo en diferenciales inaudibles a nuestros oídos.
  • Tienes que comparar: no confíes ciegamente en tu monitor de estudio. Prueba otra marca y proba las mezclas en los auriculares. Pero recuérdate de utilizar auriculares específicos para mezcla, de sonido plano.  ¡Beats – o similares – nunca!

¿Y cuál monitor de estudio debo elegir?

Empezando por el tamaño

El primer paso en la elección de monitores de estudio es dimensionar su tamaño. En sitios demasiado pequeños, usar monitores grandes es un error. En este caso, lo ideal es elegir un monitor con altavoces de 5” a 7”. El mismo vale, claro, para salas demasiado grandes. En ellas, 10” pueden ser necesarias. Sucede que, si utilizares un monitor demasiado grande en una sala pequeña, los graves se quedarán hecho un lío. Así, erróneamente suelerias retirar graves de mezcla, para que no los sientas sobrar. ¿Cuál es el problema? Su monitor estaba mintiendo y has sacado graves que no deberías, solo para que suene bien en su sala. Al tocar en una sala equilibrada o en auriculares, la mezcla estará sin graves, pobre. En el caso contrario, de un altavoz pequeño en una sala grande, probablemente sobrarán graves en su mezcla final.

Así, considerando un espacio como un dormitorio, monitores de estudio de 5 o 6 pulgadas funcionarán muy bien.

La cantidad de vías

En primer lugar, una “vía” corresponde a cada elemento, es decir, cada altavoz, de los monitores. Los tipos más comunes son:

  • 2 vías: un elemento para medios y graves, y un tweeter para los agudos.
  • 3 vías: un elemento especialmente para los graves, uno para los medios y un tweeter para los agudos;
  • 4 vías: en general, dos de los elementos son dedicados para los medios.

Quizás pienses que, cuanto más vías, mejor. Y, también quizás, haya en esto un poco de verdad. Idealmente pensando, es mucho mejor haber un altavoz solamente para los graves. Pues el drive dependerá de componentes muy superiores – y más caros – para mantener fidelidad, cuando compartido por más de un elemento. Así, monitores de estudio de 3 vías son la mejor opción. Sucede que hasta los altavoces dedicados necesitan de buenos componentes; sin ellos, aunque el monitor tenga una docena de vías, el sonido no será adecuado.

Consejo importante: no cuentes las vías sin tener en cuenta el precio. Si no tienes pasta, vale más comprar un buen monitor de estudio de dos vías do que un malo de tres o más.

Activo o pasivo: ¿cuál elegir?

Una vez que elijas el tamaño y la cantidad de vías, te vas a deparar con la elección de la modalidad. No tengo duda de que al pesquisar, le pareció más tentador comprar un monitor pasivo. ¿A fin de cuentas, él es más barato, verdad? Sucede que la designación “pasivo” se refiere a la autonomía de los monitores de estudio, esto es, se refiere a la necesidad de un amplificador. De esta forma, comprando un monitor pasivo, gastarás dos veces. Una en los altavoces (los monitores en sí) y otra en el amplificador para alimentarlos.

A su vez, el monitor de estudio activo tiene un amplificador interno. Basta conectarlo a la salida de la interfaz o de la mesa y ya estará listo para uso. Hay quienes prefieran el monitor pasivo + amplificador; sin embargo, los amplificadores de los monitores activos funcionan muy bien. Así, esto queda a tu criterio. Fíjate solamente de que necesitarás de un amplificador que no deje el audio desigual o “colorido”. Un ejemplo muy citado como “plano suficiente” es el discontinuado Alesis RA100. Pero hablando de manera realista, hoy la mayoría de los monitores de los estudios son activos, principalmente en setups concisos y home studios.

Potencia, pero nunca comprometiendo la calidad

El factor siguiente, a su vez tratando de especificaciones más técnicas de los monitores de estudio, es la potencia. Dicho llanamente, cuanto más grande ella es, más alto él puede “hablar”.

En general, cuando descubrimos que un determinado monitor de estudio tiene alta potencia, esperamos que él la entregue con más calidad. Sin embargo, una cosa no está necesariamente relacionada a otra. Precisamente por esa razón, es importante considerar dos hechos:

  • Por más que sea común pensar de esta manera, la potencia no está relacionada a la calidad;
  • Aunque el productor jure que el altavoz tiene determinada potencia, puede ocurrir una distorsión cuando esta es alcanzada.

De esta manera, es importante no confiar solamente en los manuales de instrucciones, sino también oír como el monitor de estudio trabaja en realidad. Vale la pena visitar tiendas, estudios y leer reviews a respecto. Solo no creas “tener experiencia” a partir de vídeos. Tú no estarás, es obvio, oyendo aquel monitor en realidad. Aún en este asunto, vale mucho la pena pensar en el concepto de headroom. También se conoce como “peak headroom”, corresponde a una zona de seguridad para mezcla y masterización. Durante la mezcla, por ejemplo, es imprescindible no permitir que ninguna banda supere los -6 dB, en el medidor de la DAW, porque el headroom corresponde a la relación entre el 0 dB y el pico de la grabación. Cuanto menor es la relación entre ellos, más difícil es masterizar. El resultado, probablemente, va ser clipping y distorsión en los picos.

¿Qué más debo saber antes de comprar un monitor de estudio?

¡Bravo! Ya tienes muchos criterios para decidir cómo elegir. Pero antes de seguir a las recomendaciones, tratemos de otra cuestión práctica. Como ya se ha dicho, no es suficiente tener buen dispositivo. Es extremadamente importante saber como posicionarlo. Nosotros ya hemos hablado acerca de eso en el artículo sobre tratamiento acústico. Pero vale recordar un punto muy precioso:

En el momento exacto que recibieres tu monitor de estudio, necesitarás establecer un triángulo equilátero entre ti – es decir, tu cabeza- y los monitores izquierdo y derecho. Cada uno de ellos debe estar orientado hacia su respectivo oído. No arriba, ni abajo. Y, si fuera necesario, inclínalos hacia la vertical. Esta es la posición correcta para un setup estereo.

setup stereo correcto - triángulo equilátero

setup estereo correcto – triángulo equilátero

De esta forma, considera, en las dimensiones de un dormitorio común, mantenerse por lo menos a un metro de distancia de ellos, y establecer la misma distancia entre un monitor y otro. Si ellos tuvieren ductos, en las espaldas, tampoco manténgalos cerca de la pared.

Invirtiendo sin sustos

Según lo prometido, vamos a seguir a la evaluación de algunas marcas de monitores de estudio para que tu inversión valga la pena. Tú verás algunos de los favoritos por los críticos. Pero nunca te olvides: ¡eres tú quien decides! Tú vas a trabajar con el dispositivo, y debes estar seguro incluso antes de la compra. Busca experimentar.

Yamaha HS Series

Antes de empezar, tú seguramente ya has oído hablar acerca del NS10. Hace algún tiempo, estos monitores conquistaron amor y odio, dividiendo opiniones. La grande cuestión: el NS10 se ha convertido en un parámetro casi regular en los estudios por todo el mundo. Siendo considerado  “demasiado duro”, el NS10 recibió nueva versión en la HS Series. Con precios entre 520 – 1290 dolares, promete hacer el que hace. Es posible encontrar el monitor de estudio Yamaha HS en las dimensiones 5”,7” e 8”. Aquellos a quien les encantó su “abuelo” garantizan que él tiene buena fidelidad de sonido y la famosa “ugly truth”: si el monitoreo está mal, entonces realmente está mal.

monitor de estudio yamaha hs80

Yamaha HS80

KRK Rokit G3

Con más expresión de los graves, es muy utilizado en las masterizaciones de bajo coste de metal pesado y música electrónica. Su precio inicial está alrededor de los 390 dolares, el que llama la atención. Y termina ganando corazones por su variedad de dimensiones: 4” a 10”. Es importante pensar, todavía, que, al “ganar” en los graves, se puede hacer un lío en la mezcla, dependiendo del estilo y tamaño del home studio.

Monitor de estudio KRK Rokit

KRK Rokit

B2031A, da Behringer

Con un precio inicial aún más atractivo, el B2031A tiene la ventaja de poder funcionar solo. En doble, es uno de los favoritos de quienes desean hacer monitores de estudio para referencia.

Peru su desventaja nace cuando descubrimos que él es fabricado exclusivamente en 8”. Si su sitio es demasiado pequeño, su regulación trasera de graves y agudos puede salvar el día.

Monitor de estudio Behringer B2031A

Behringer B2031A

Bonificación para quienes aún no pueden pagar por buenos monitores de estudio

Si los apuros no permiten, no te desesperes. Cuanto mejores fueren sus trabajos, más rápido conseguirás comprar un excelente monitor. Y si hoy no puedes, aquí está un consejo importante:

¿Su dinero no puede pagar el más barato de los monitores? Considera comprar unos buenos auriculares. Uno de estos te va a liberar del tratamiento acústico y, de paso, será útil para el futuro, cuando quisieres comparar los resultados con el monitor de estudio. El importante es invertir en tu sueño.